Ceramics
   
 

Celadon bowlLa historia de la cerámica china comenzó hace unos ocho mil años con la “artesanización” de las vasijas de barro moldeadas a mano. Poco después, al final del Neolítico, se inventó el torno del alfarero facilitando la producción de vasos más uniformes. La sofisticación de esta temprana alfarería china tiene su mejor ejemplo en la legión de guerreros de terracota encontrados en la tumba del emperador Qin (r. 221-206 a.C.)

A lo largo de los siguientes siglos, se desarrollaron innumerables nuevas técnicas y estilos de cerámica. Una de las más famosas es la loza tricolor de la dinastía Tang (618-917), llamada así por la aplicación en la parte exterior de brillantes esmaltes amarillos, verdes y blancos. Eran hechos no solamente en las formas tradicionales de cuencos y vasos, sino también en las guisas más exóticas de camellos y viajeros del Asia Central, testificando la influencia cultural de la Ruta de la Seda. Otro tipo de loza favorita en la dinastía Tang era la “qingci”, conocida en Occidente como celedones. Está cubierta de un sutil esmalte verdiazul y se caracteriza por las formas simples y elegantes. Eran tan populares que la producción continuó en muchos centros de cocción de barro en toda China hasta bien entradas las siguientes dinastías, siendo exportadas hasta Egipto, Sureste Asiático, Corea y Japón.

Celadon (Ru Ware) La porcelana azul y blanca se produjo por primera vez durante la dinastía Yuan (1279-1368 d.C.) Cocida a un temperatura extremadamente alta, la porcelana se caracteriza por la pureza de su arcilla caolín. Alfareros de la subsiguiente dinastía Ming (1368-1644) perfeccionaron este tipo de porcelana hasta que se convirtió rápidamente en representante del virtuosismo de la alfarería china. Jingdezhen, en la provincia de Jiangxi, se convirtió en el centro de la industria de la porcelana, no solamente produciendo extensas cantidades de lozas imperiales, pero también exportando productos a tierras tan lejanas como Turquía. Mientras el estilo de los motivos decorativos y las formas de las vasijas cambiaban con la ascensión al trono de cada emperador Ming, la calidad de las porcelanas blanquiazules de este periodo Ming tiene una superioridad indiscutible a la de cualquier otro tiempo.

Durante la dinastía Qing (1644-1911) la porcelana se enriqueció con la inclusión de cinco esmaltes coloreados. Aplicando una variedad de pigmentos esmaltados a patrones decorativos de escenas florales, de paisaje y figurativas, estos artículos ganaron gran renombre en Occidente. En casi todos los grandes museos europeos, se pueden encontrar o bien porcelanas de cinco colores o artículos monocromáticos (azules, rojos, amarillos o rosas) de este periodo. La calidad de la porcelana china comenzó a decaer al final de la dinastía Qing, cuando la inestabilidad política se cebó inevitablemente en las artes. Sin embargo, la producción de porcelana está recuperándose a la vez que la cultura china gana más reconocimiento tanto en su país como en el exterior. En añadidura  a las nuevas interpretaciones, se han creado numerosos centros de cocción para reproducir los estilos más tradicionales.


 

Imperial Tours, 511 W Orange Grove Ave., Sierra Madre, CA 91024 United States, Tel: +1 626 836 7270, EMAIL