Pekin

 

   
 

Foribidden CityChengdu, ubicada en la China Occidental, es la capital de la provincia de Sichuan (antiguamente escrito Szechwan y Szechuan). La provincia es conocida en China y el mundo por su comida picante, los osos Panda, sus hábitos de tomar té y por sus guisos.

La depresión donde se asienta Chengdu está rodeada por un anillo de montañas que formaron un obstáculo natural para mercaderes y atacantes por siglos. Por muchos años, la ruta más accesible a la Cuenca de Sichuan era sorteando los peligrosos bancos de arena del Rio Yangtzé. Aún durante la dinastía Tang, era ya un viaje tan peligroso que uno de los poemas chinos más famosos de aquella época comienza: “El camino a Shu es difícil” – Siendo Shu el nombre de un antiguo reino cuya capital era Chengdu. Este relativo aislamiento del resto de mundo chino ha significado que en épocas los sichuanes han tenido reinos independientes, y a veces, sus lazos culturales han sido más fuertes con sus vecinos fuera de las fronteras de China que con los mismos chinos. En la actualidad, el resto de China reconoce las características especiales de la región y los sichuanes son considerados distendidos y amistosos.

Chengdu ha tenido una historia poética, a veces conocida como “La Ciudad del Brocado” por un oficial que estaba a cargo de esta industria en la ciudad, y también como “La Ciudad de Hibisco”. Es famosa en el imaginario chino por servir como capital de uno de los tres estados que formaron el Período de los Tres Reinos (222-263), y así se destaca fuertemente en el drama político chino más famoso jamás contado, El Romance de los Tres Reinos. El encanto de Chengdu era tal, que los dos poetas chinos más famosos por mucho tiempo la consideraron su hogar. La provincia fue también el lugar donde se inventó la moneda de papel, y en años recientes, repitiendo su carácter independiente, fue la última de las grandes ciudades chinas en resistir a los comunistas.

Alguna vez caracterizada por las construcciones de madera y las casas de té, ha sido testigo de las mismas vicisitudes por las que han atravesado casi todas las otras grandes ciudades de China en los últimos cincuenta años: Primero, la demolición de la mayoría de la vieja arquitectura por los comunistas, y lo que no fue demolido bajo el pretexto del pensamiento Marxista-Leninista-Mao Zedong, ha sido eliminado en el proceso de reconstrucción del país que comenzó en los 80. No obstante, los hábitos culturales no cambian de la noche a la mañana, y a pesar de haber otros diez millones de personas en las cercanías, la ciudad se siente mucho más relajada que Beijing o Shanghái – aún hay casas de té, como aquellas en la Plaza del Pueblo, donde puede sentarse en una silla y charlar toda la tarde, antes de ir a cenar a uno de los tantos restaurantes especializados en guisos o en la maravillosa cocina fresca Sichuanesa.
 

Imperial Tours, 511 W Orange Grove Ave., Sierra Madre, CA 91024 United States, Tel: +1 626 836 7270, EMAIL