Pekin

 
Guilin
   
 

The Principles of Chinese Painting

“Eran las colinas más curiosas del mundo, y las más chinas, porque éstas son las mismas colinas que se representan en cada pintura de la antigua China. Casi se podría decir  que es un paisaje sagrado – sin duda es un paisaje emblemático."

Paul Theroux, Montado al Gallo de Hierro, 1988

Al mirar un cuadro chino, la mayoría de visitantes comentarán sobre la gran diferencia entre éstos y una obra tradicional del oeste. La diferencia que resalta más es el uso de papel de seda y tinta en las obras chinas a diferencia de pintura al óleo y lona en el oeste, luego está el uso de un rollo de pergamino de seda, en vez de un marco de madera o metal. Al contrario que la mayoría de artistas de occidente, el arte chino no da gran importancia al parecido de lo que reproduce, sino que intenta reflejar la esencia espiritual que exhibe. Bien podrían ser los ojos de alguien que revelan su verdadero carácter o la caída de las hojas en otoño que revelan el misterio oculto del paisaje que les rodea. La meta del pintor es la de representar lo que da vida a la obra.

Estas ideas se revelan en la primera teoría de arte, escrita en el siglo quinto por Hsieh Ho. Titulado "Los Seis Elementos de la Pintura", dicta lo siguiente.

   1)  Que tenga vida propia, que sea vibrante y resonante
   2)  Que tenga buen movimiento de pincel y de tal modo una estructura de sonidos
   3)  Que tenga cierto parecido al carácter del tema
   4)  Que tenga tonalidades que contesten a la necesidad de la situación
   5)  Que tenga una composición bien pensada
   6)  Que aprenda de él y así heredara lo mejor de el

Sólo existen unos pocos cuadros de la época cuando se escribió esto. La predominancia de la pintura en las tradiciones artísticas chinas empezó con las dinastías Sui (589-618) y Tang (618-907). Estaban especialmente de moda los retratos y las escenas de la vida del emperador con sus oficiales o las señoras de la corte, así también como las escenas de la vida de los nobles en los frescos de tumbas o en las paredes de las cuevas budistas. Algunos de los tesoros más grandes de la pintura china son los frescos encontrados en las paredes de las 468 cuevas budistas en Dunhuang en la provincia de Gansu. Por más de diez siglos, los artistas pintaron escenas de sutras budistas así como los retratos y las escenas de las vidas de la gente que viajó a lo largo de la Ruta de la Seda.

Durante la dinastía Song (960-1279), la familia imperial estableció una academia de arte, desarrollando dos estilos diferentes. El primer estilo, conocido como pintura académica, favorecía los cuadros de pájaros y flores,  sacando a relucir hasta el más mínimo detalle.  El segundo estilo, conocido como arte erudito, favorecía paisajes grandiosos. Diferente a los paisajes occidentales que acentúan la perspectiva y el uso de sombra,  los paisajes chinos dan más importancia al uso del pincel que varía en grosor y tonalidades. También a diferencia de estilos occidentales, los artistas retrataban a la persona como insignificante, dando mayor importancia  al paisaje de fondo

En la dinastía Yuan (1279-1368), surgió una nueva escuela compuesta por pintores eruditos. El arte siempre fue reservado para la élite intelectual. En esta época los temas más vistos eran las cuatro virtudes, el bambú (un símbolo de humildad y de lealtad), la ciruela (un símbolo de pureza y resistencia), del crisantemo (un símbolo de vitalidad) y la orquídea (un símbolo de pureza), así como pinturas de pájaros y de flores.

La dinastía Ming (1368-1644) favoreció una vuelta a la tradición y se dedicaron a copiar las obras de siglos anteriores. De hecho, se han encontrado manuales detallando una cierta hoja, roca o flor que el artista podría después copiar y combinar para crear un nuevo trabajo. En contraste a artistas occidentales, que buscan la individualidad y creatividad en el arte al igual que en la literatura, los chinos prefieren dominar lo tradicional antes de emprender el camino hacia lo desconocido.

Aunque los estilos tradicionales continuaron hasta dominar el trabajo de los pintores durante la dinastía Qing (1644-1911), inevitablemente el aumento de contacto con el oeste influyó en el arte chino. El pintor italiano, Guiseppe Castiglione una vez incluso trabajó bajo patrocinio imperial, de tal modo introduciendo a sus contemporáneos chinos técnicas occidentales como la de sombreado y la perspectiva.

 

 


 

Imperial Tours, 511 W Orange Grove Ave., Sierra Madre, CA 91024 United States, Tel: +1 626 836 7270, EMAIL