Mogao Caves Article    
 

A Clash of Civilizations

Escrita por Guy Rubin

Apsara, or heavenly angel on Mogao Cave muralHace siglos, en un acantilado en medio del extenso desierto del Taklamakan en China, artistas tallaron  y pintaron 492 cuevas, creando más de 450.000 pies cuadrados de murales espectaculares, o, lo que es lo mismo, treinta veces el mural de la Capilla Sixtina. Pero mientras que la Capilla Sixtina tardó unos años en pintarse, los trabajos en las cuevas de Mogao comenzaron en el siglo 4 y siguieron creciendo durante los siguientes mil años.

Durante estos mil años, diversas dinastías lucharon por el poder, la aristocracia local fue cambiando e incluso fueron invadidos por ejércitos extranjeros. Habría sido una hazaña,  quizás incluso un milagro, que las cuevas pintadas pudieran haber sobrevivido las guerras y los cambios, sin embargo, las cuevas de Mogao - a pesar de las diferencias culturales inevitables entre estas diversas religiones y gente - no solo sobrevivieron, sino que durante estos periodos de violencia y codicia, prosperaron. Aunque dinastías, familias, tribus,  religiones y nacionalidades, todas enemigas, dominaron esta región, la magnificencia de las cuevas de Mogao  prevaleció sobre  cualquier diferencia que tuvieran.  Nunca un nuevo  Soberano ordeno destruir las cuevas, más bien ordeno a los artistas locales a incorporar las imágenes de la etapa que estaban viviendo y de ese modo quedar grabadas en el relato de historia que nos ofrecen las cuevas. Con sus imágenes ya formando parte de la cueva, el nuevo gobernante de la región era mejor aceptado por los residentes. De esta manera, el arte sirvió como un puente que unía esta gente diversa. Los murales proporcionaron un espacio en el cual las culturas extranjeras se comprometían y enterraban a posibles fuentes de enemistad. Fueron utilizados para solventar las contradicciones entre los ricos y los pobres, entre confucionistas y budistas y entre los tibetanos, Han y otras minorías étnicas

Han Dynasty Great WallComparemos este ejemplo de intercambio cultural, con otra de las famosas reliquias de Dunhuang, los vestigios de la Gran Muralla. Esta Muralla con una altura de cinco metros, hecha con tierra comprimida y reforzada con madera, aparece de la nada en medio del segundo desierto más grande del mundo. Con más de dos mil años de antigüedad, esta desgastada y agrietada fortaleza, parece ser más el resultado de la naturaleza que del hombre. Los intentos de la muralla de dominar el panorama son aplastados por la escala y la grandeza del desierto en que se encuentra, no obstante la supervivencia de la muralla en estos terrenos hostiles y durante tanto tiempo es toda una proeza.

Por un lado se puede apreciar como las cuevas de Mogao han servido como un lugar para fomentar relaciones entre culturas extranjeras y nacionales y por otro la función de la Gran Muralla de prohibir la entrada a otros.

La Muralla, desde el comienzo hace miles de años, ha servido para recordar a los chinos el peligro que corren de la mano de sus temibles vecinos. Aquellos en contra de la muralla insistían que el camino hacia la paz solo se podía llegar promoviendo intercambios económicos, sociales y políticos con las tribus de las fronteras chinas.  Las épocas en que China estableció vínculos con estas tribus fueron las más pacíficas de la historia china. Sin embargo, existe la opinión de que las continuas concesiones que China les hizo a estas tribus, debilitaron la autoridad y el respeto que China exigía y de tal modo les condujo al conflicto.

Mogao Caves mural, depicting General Zhang  Qian who opened the Silk RoadDejemos los vestigios de la Gran Muralla para viajar por la ruta comercial que condujo a la cultura china a enfrentarse por primera vez con una civilización extranjera. La Ruta de la Seda trajo grandes ventajas económicas y militares. La exportación hacia el oeste de mercancías Chinas fomentó fortunas inimaginables: las sedas, los tés y los productos de jade así como brillantes invenciones como el papel, la pólvora y la brújula cosecharon recompensas financieras desorbitadas. Los chinos también importaron desde el oeste, posiblemente lo mas importante fueron los legendarios caballos del valle de Ferghana, en Asia Central; su velocidad y resistencia dieron al ejército chino un ventaja contra sus enemigos. Sin embargo, estos beneficios no vinieron  gratuitamente, y el intercambio de comercio también significó intercambio ideológico con las culturas extranjeras. Las filosofías Chinas del Taoísmo y Confucionismo, se sintieron amenazadas por la continua invasión del Budismo. Esto forzó a los chinos Han a afrontar la cada vez mayor amenaza militar del Tibet y de las tribus seminómadas de las regiones occidentales. Mientras tanto, el rápido crecimiento económico y territorial del Imperio Chino atraía cada vez más diversidad. China corría el riesgo de que este crisol de mezclas heterogéneas se sobrecalentara y estallara.

¿Cómo pudieron los gobernadores de Dunhuang, los más ricos y más importantes del país, manejar tanta diversidad? Para entender los factores de su acertada estrategia, debe usted primero hacer un viaje en el tiempo.

 La primera vez que usted viaje a Dunhuang, lo más cerca que llegará  a las vicisitudes del desierto, será desde el asiento del avión viendo la sombra que oscila sobre el infinito desierto. Sin embargo, no muy lejos de Dunhuang, en las dunas de las “Arenas Cantantes”,  puede montar a camello y reconstruir la experiencia de viajar a lo largo del camino de la seda como hace dos mil años. Sentado sobre su camello podrá imaginarse lo que fue cruzar el desierto hace dos mil años. A lo mejor se imagina metido dentro de una caravana llena de comerciantes e incluso puede haber un pequeño contingente de soldados cabalgando a su lado para protegerlos. Esta mañana, asome su cabeza por fuera de la caravana y el inmenso desierto que se presenta delante suyo le dará una sensación de insignificancia, llenándole de un mal presagio. Solo hace falta una tormenta de arena  para perderse del grupo y de su familia. Le recuerdo la advertencia que nos dio el famoso monje del siglo cuarto Fa Xian. "lo único señalando en el camino son los esqueletos de los muertos. Allá donde encuentres un esqueleto encontrarás el camino hacia la India." Aunque estos viajes estaban llenos de peligro, quizás la peor amenaza no era humana sino la naturaleza misma.

Mogao Cave Mural depciting thieves on the Silk RoadLa constante amenaza del desierto cuelga sobre cada habitante y viajero. Este constante recuerdo de la fragilidad de la vida y la incertidumbre de la muerte hacía desaparecer cualquier conflicto, daba a los viajeros de la Ruta de la Seda una perspectiva más amplia de la vida. Este factor sirvió para calmar malestares sociales, pero los gobernadores de Dunhuang no contaban con ello. En cualquier momento dado, podían hacer cumplir su voluntad con la ayuda de una poderosa presencia militar, aunque la amenaza de estos ejércitos fue debilitada por políticas culturales conciliatorias. Es esta misma política de intercambio cultural la que se ve exhibida en los murales de las cuevas de Mogao.

En estas cuevas oscuras (tráigase una linterna), no hay contradicción aparente entre los miles de Budas pintados en las paredes con los símbolos Taoístas pintados en el techo. Tampoco entre las veneraciones de los antepasados de Confucio en una pared y el retrato del histórico Buda escapándose de su familia en la otra.  En vez de desafiar analíticamente los aspectos de cada creencia, los artistas han asimilado todos los componentes de las diferentes fes en una maravillosa obra de arte.  Lo que a uno le parezca absurdo a otro le inspirará, pero los dos coincidirán en que es hermoso.

Fue Hegel quien dijo que podemos aprender de la historia que nunca hemos aprendido de la historia  El historiador Samuel Huntingdon  caracterizó nuestro presente como una época afligida con el choque de civilizaciones. Bien hacemos en recordar que las civilizaciones se han enfrentado varias veces en el pasado. Muchas de esas veces fue a lo largo de la Ruta de la Seda hace aproximadamente dos mil años y el fruto de estos enfrentamiento se puede encontrar entre los centenares de bellos murales sumergidos en las cuevas de Mogao.

Publicado en Marzo de 2003 en Culturaltravels.com Titulado “Un estudio de la Armonía".

 

 

Imperial Tours, 511 W Orange Grove Ave., Sierra Madre, CA 91024 United States, Tel: +1 626 836 7270, EMAIL