Pekin

 
   
 

La decisión de construir un palacio sobre la Colina Roja de Lhasa vino de la mano del rey Songtsen Gampo (608-650). Este era más pequeño que su sucesor de 13 Km. cuadrados, que fue nombrado el Potala ("tierra pura," o " reino divino"), en honor a la montaña Potalaka en la India, el domicilio del patrón santo de Tíbet, el Bodhisattva Avalokiteshvara del cual el Dalai Lama es la encarnación.

En 1645, el quinto Dalai Lama (1645-1693), sintió que el monasterio de Drepung era demasiado pequeño para acomodar sus nuevas funciones religiosos y políticas y pidió la construcción de una nueva estructura. De ese modo  El Potala fue construido como la expresión imponente y asegurada de esta nueva teocracia. Después de la ascensión al trono del séptimo Dalai Lama, que construyó un palacio de verano en Norbulingka, el Potala fue predominantemente utilizado durante invierno. A pesar de esto, siempre seguía siendo el foco emblemático del gobierno del Dalai Lama. Debido a su posición elevada y, por lo tanto, más fácil de defender, sirvió como una fortaleza militar hasta el siglo dieciocho.

El palacio contiene más de 1000 cuartos y se divide en dos secciones principales. La primera sección, conocida como el "palacio rojo” superior, tuvo una función religiosa, conteniendo la vivienda del Dalai Lama, las tumbas plateadas en oro de ocho Dalai Lamas anteriores, una biblioteca que contenía escrituras religiosas y numerosos templos y capillas llenas de esculturas budistas. La segunda sección principal, conocida como el "palacio blanco" tuvo una función política, incorporando las oficinas y las viviendas del gobierno tibetano, un seminario para entrenar a futuros oficiales del gobierno y una imprenta. Otro edificio de menor importancia, conocido como el edificio amarillo, era donde almacenaban los thankas gigantes, que eran colgados a lo largo de la cara sur del palacio durante el último día del segundo mes lunar.

Directamente debajo de estas áreas ceremoniales se encontraban las viviendas de los monjes y los sirvientes, y junto a éstos había dos tesorerías, unos para el Dalai  Lama y el otro para los Lamas de menor grado y los demás regentes. Todavía más abajo estaban los graneros y los almacenes llenos de regalos obsequiados por los peregrinos así como la mantequilla de yak, imprescindible para encender las incontables lámparas que iluminan el palacio.  En el sótano del palacio, encrestadas en la roca, están los calabozos donde vigilaban a los presos de cerca.

Midiendo 100 metros de altura, 400 metros de este a oeste y 350 metros de norte a sur, las paredes de piedra que se inclinan para dentro son de tres a cinco metros de grosor. Vertieron cobre encima de los cimientos del palacio, y se dice que usaron tal cantidad de tierra para construirlo que crearon un lago en el hoyo que cavaron. Cuando contemple esta enorme, hermosa y prohibida estructura, se dará cuenta del esfuerzo y la sangre derramada que supuso construirla y que, sin duda alguna, es un tesoro de la ingeniería para la admiración mundial.

 

Imperial Tours, 511 W Orange Grove Ave., Sierra Madre, CA 91024 United States, Tel: +1 626 836 7270, EMAIL