Yangzi River Itinerary
   
 

Yangzi River

En 1897,  Isabella Bird le preguntó a su amigo, el Sr. Endecott cómo pasar el tiempo navegando a través del Yangzi. “ya tendrá bastante intentando sobrevivirlo” le contesto.

El Yangzi era una ruta tan importante del comercio y de la comunicación que tan pronto como el Partido Comunista ocupó su asiento en el gobierno en 1949, una de sus prioridades fue la de mejorar la navegabilidad del Yangzi superior. Usando explosivos lograron engrandar muchas de las gargantas pequeñas y así revolucionar su seguridad.

Hoy en día, aunque aún se ven grandes cataratas   y acantilados de piedra caliza, un viaje a través de las Tres Gargantas da poca impresión del  riesgo y terror que este mismo viaje provocaba hace un siglo. El  pasaje siguiente, tomado del relato con foto aquí reflejada,  “El Valle del Yangzi y el más allá”   por Isabella Bird (libros Virago). Nos da la clave por la que podemos darnos cuenta de la historia de la navegación en esta serpenteante vía acuática.  El año es 1898.

"el río en agua baja es peligroso sobre Fengjie, y la tarea del piloto no es nada fácil. Las rompedoras a cada costado con un canal liso y estrecho por el centro y la espera de un torbellino al fondo ya eran preocupación suficiente. Un banco cubierto de  pedruscos en la orilla norte, disminuyendo la anchura del río a 150 yardas. El Sr. AJ Little estima que la corriente a lo largo del banco del río es de unos ocho a diez nudos la hora.

Cuarenta juncos de carga están a la espera para ascender y mil rastreadores tiran de los cabos al ritmo de los tambores y los gongos de fondo.

Toda mi atención estaba dirigida a un junco enorme arrastrado por 300 hombres, después de dos horas, apenas se podía ver su progreso, constantemente deslizándose hacia atrás. Los tambores batidos frenéticamente y los cabecillas enojados azotando cada vez más fuerte a los rastreadores con  cañas de bambú. De repente el junco tembló y las dos cuerdas que lo remolcaban se rompieron, lanzando los rastreadores al suelo y el junco lanzado hacia abajo  y antes de que pudiese ser parado, el junco saltó en el aire como si hubiese estallado, con una masa de mástiles,  tablones y cabezas nadando entre las olas. Rápidamente los botes salvavidas estaban en escena y de los catorce o quince que fueron lanzados al agua todos fueron rescatados menos tres. Éste era uno de dos desastres que vi en el Yangzi, pero juzgando por la cantidad enorme de algodón secándose en el Yeh-tan y los muchos tablones acuñados entre las rocas, son muchos los juncos que han acabado aquí con un agujero en su fondo."


 

Imperial Tours, 511 W Orange Grove Ave., Sierra Madre, CA 91024 United States, Tel: +1 626 836 7270, EMAIL