The Terracotta Warriors
   
 

The Terracotta Warriors: Forbidding Sentinels of a Death Defying Emperor

Los Guerreros de Terracota que se pueden ver hoy en Xian son sólo una pequeña parte de los ocho mil soldados enterrados delante de la tumba del emperador Qinshihuang (r. 221-207 a.C) cuya obligación es la de proteger al emperador en el cielo. La artesanía de cada una de las estatuas es tan sorprendente como lo es la escala del proyecto. ¿Quién era este emperador Qinshihuang para merecer tal entierro?

El emperador Qinshihuang al igual que el zar ruso Pedro el Grande, son recordados por sus contribuciones al estado y a la  vez por el sacrificio de miles de trabajadores en sus proyectos visionarios. El emperador fue coronado a los trece años y para cuando cumplió los treinta y ocho ya había conquistado los seis estados vecinos y por primera vez  unificó China.

Aunque recordado por su tiranía, Qinshi huangdi también  fue admirado por sus muchas políticas radicales y extensas,  que asimismo fueron empleadas por las dinastías que le siguieron. Para sintetizar a siete estados en una nación,  estandarizó una escritura común y estableció una  medida uniforme y un sistema monetario. Los cambios  de gobierno significaron un nuevo  sistema legislativo, substituyó puestos administrativos con sucesión hereditaria por puestos nombrados por el estado. Para incrementar productividad industrial introdujo reformas agrícolas y construyó nuevas carreteras. Para la mayor protección del país  supervisó la construcción de un fortalecimiento que se extendía a lo largo de la frontera norteña, lo que llegó a ser la Gran Muralla. Aunque China  se benefició de estas políticas,  miles de trabajadores chinos murieron emprendiendo estos ambiciosos proyectos públicos.

700,000 trabajadores forzados fueron sacrificados para construir su tumba, que fue comenzada tan pronto como ascendió al trono. Todos los trabajadores y las concubinas sin hijos también fueron enterrados junto a él para que los secretos de la tumba nunca fuesen descubiertos. Según "Los Expedientes Históricos" de Sima Qian escritos un siglo después de la muerte del emperador, el cielo y la tierra están representadas en la cámara central de la tumba. El techo esta incrustado con perlas para representar los cielos estrellados y el suelo está construido para parecer un mapa del Reino Chino, con cien ríos de mercurio que fluyen a través de él. Toda clase de tesoros están enterrados con él, protegidas con trampas mortales.

La tumba principal todavía tiene que ser excavada - en parte porque los arqueólogos siguen sin estar seguros de la  localización exacta. Emperadores construyeron pequeñas colinas para engañar a ladrones del verdadero lugar de entierro. De tal modo, la colina artificial que marca hoy la tumba del emperador no es necesariamente la maravillosa cámara central. Sin embargo, recientemente se han detectado altos niveles del mercurio que se han divulgado cerca de la colina y conduce a los arqueólogos a pensar que por fin se ha descubierto la cámara. Los Guerreros de Terracota que se ven hoy, son una pequeña parte de las muchas defensas del emperador para proteger su tumba para le eternidad.

 Las estatuas Kouroi y Kourai de piedra caliza y de mármol del último período arcaico Griego (535-480 a.C) indican que los Guerreros de Terracota no eran las primeras estatuas de pie sin sujeción en la Historia del Arte.  Aunque esto hace poco para minar la ingeniosidad del diseño y la fabricación de los Guerreros de Terracota. Los griegos meticulosamente tallaron las estatuas individualmente, mientras que el proyecto de la dinastía Qin, solucionó todos los problemas que significa la producción a gran escala. Las más de diez mil estatuas humanas y de animales individuales fueron hechas dentro de una serie de fases que comienza con el molde de las piernas del soldado.
Los artesanos chinos crearon estatuas huecas y luego las conectaron con las piernas sólidas, para que se pudiesen sostener de pie. Las cabezas, los brazos y los cuerpos estaban todos huecos, luego fueron ensamblados con tiras de arcilla y fijados sobre las piernas sólidas. Después de acabar este modelo básico del guerrero, se les añadió una fina capa de arcilla, donde se les tallaron los detalles como los ojos, la boca,  la nariz y los de la vestimenta. Otros detalles adicionales como las orejas, barbas y armaduras fueron hechos aparte y luego juntados. Al acabar, la figura entera  se sometía a cocción a gran temperatura  

 

Imperial Tours, 511 W Orange Grove Ave., Sierra Madre, CA 91024 United States, Tel: +1 626 836 7270, EMAIL